Una inquietud y destino común: Bolivia

"Los voluntarios de Fisc La Rioja, Raquel Kohl, Cintia Blasco y Rodrigo Rubio y maestros de Educación Infantil del Colegio viajamos durante el verano a Bolivia.

Vivimos este mes en diferentes poblaciones del país; Sucre, Colquechaca, Ocurí, Ravelo… En estos municipios nuestra labor fue educativa, participamos en diferentes proyectos formativos:

CICOMS: Guarderías en zonas desfavorecidas de Sucre que ofrecían educación y alimentos a niños de etapa infantil.

CERPI: Centro de Recursos Pedagógicos integrales: Participamos en las diferentes actividades que se desarrollan: en la Sala de tareas y apoyo, Ludoteca , Sala de Computación, danza, teatro, deporte… Este centro ofrece la posibilidad a los chicos sin recursos de una formación integral que complementa su jornada escolar.

 

ESCUELITA MÓVIL: Proyecto que nos caló especialmente ya que se centra en dar un apoyo educativo y humano complementario. Una ranchera cargada con materiales didácticos en forma de remolque y muchos otros juegos viaja a diferentes barrios y zonas pobres de la ciudad. Ofrece a los niños un momento de diversión, aprendizaje y de descanso en su jornada diaria. Experimentamos la importancia que conlleva el poder ofrecer la presencia y apoyo de un adulto en la vida de un niño y en especial en estos casos de niños trabajadores. Carecen de la atención y seguimiento de sus padres debido a sus largas jornadas laborales, para su escucha, atención de su problemática y como referente o modelo a seguir.

Un momento muy especial de la experiencia fue organizar un teatro de marionetas para un público poco acostumbrado a estos recursos y que nos hizo compartir una tarde única.

 

COMUNIDADES POBRES DE COLQUECHACA: Tuvimos la gran oportunidad de visitar el proyecto de Soberanía y seguridad alimentaría, llevado a cabo por Fisc La Rioja gracias a la financiación del Gobierno de La Rioja. Nos impactó a nivel personal la visita a estas comunidades indígenas de muy difícil acceso y enorme altitud porque fuimos testigos de sus condiciones de vida, falta de luz y agua corriente…pero gran valor humano que nos transmitieron en su emocionante acogida. El proyecto ofrece una gran mejora y desarrollo de sus condiciones de vida y futuro.

 

Queremos agradecer a IPTK, contraparte en el país, que nos acogió con tanto cariño, su lucha por el cambio para el pueblo boliviano ofreciendo la oportunidad de mejorar su realidad.

Gracias a esta experiencia reafirmamos la labor de voluntariado que realizamos, motivándonos a seguir en ello y hacer llegar nuestro testimonio de lo vivido para confirmar lo real, lo plausible de los proyectos y la importancia de seguir creyendo en ello.

Nuestras maletas de vuelta estuvieron llenas de sonrisas duras realidades y bonitos recuerdos todo ello compartido con unos fabulosos compañeros de viaje y AMIGOS."